MATÓ A SU CUÑADO DE UNA TROMPADA,PERO ZAFÓ DE PRISIÓN

El hombre que causó la muerte de su cuñado en Rawson fue condenado a 3 años de prisión condicional, es decir, no va preso.

Bruno Ricardo Monzón (49) admitió su culpabilidad en un juicio abreviado en el que aceptó ser castigado por el delito de homicidio preterintencional. Fiscalía aplicó esa figura pues entendió que el acusado tuvo intención de causar un daño en el cuerpo de su cuñado pero no su muerte, porque se supone que el medio empleado (un golpe de puño) no podría haber provocado ese resultado.

La víctima se llamaba Eduardo Gómez López (56).

La pena fue acordada entre el fiscal de la UFI Delitos Especiales Francisco Pizarro (asistido por el ayudante Ignacio Domínguez) y el defensor del imputado, Juan Carlos González.

El juez Alberto Caballero homologó el acuerdo, pese a que César Oro, a cargo de la Querella, se opuso al pacto. Cabe destacar que el acuerdo puede ser homologado sin la necesidad de la opinión de la Parte Querellante ya que no es vinculante.

El hecho

Ocurrió el 1 de octubre y lo que se sabe es que esa tarde-noche hubo una discusión entre la víctima y el detenido, quienes vivían con sus familias en una misma propiedad situada en Doctor Ortega y Gobernador Rojas, Rawson.

Monzón le dio un golpe de puño a su cuñado Gómez López, que tuvo que ser hospitalizado. Desde ese momento quedó internado y luego de 30 días, falleció.

Los comentarios están cerrados.