MUERTE DEL FUTBOLISTA EN CAUCETE, SIN CULPABLES

La causa por la muerte del futbolista Damián González (23), ocurrida el domingo 23 de octubre del año pasado en Caucete, se quedará sin culpables y se encamina a pasar al archivo de esa manera, pues el único imputado, el automovilista con el que chocó de frente, será sobreseído por pedido de Fiscalía, atendiendo a que las investigaciones practicadas arrojaron que fue una maniobra imprudente de la víctima la que desencadenó el siniestro, con el agregado de que conducía la moto con 2,11 gramos de alcohol por litro en sangre, es decir, más del cuádruple del límite permitido (0,5 g/l), dijeron fuentes judiciales.

Damián González era jugador de Peñarol de Chimbas pero en ese momento estaba a préstamo en Peñaflor de San Martín. De chico había jugado en las inferiores de Boca, camiseta con la que ganó una copa intercontinental en Japón.

La desgracia del muchacho fue alrededor de las 3 de la mañana de ese domingo, sobre calle La Plata, entre Río Negro y Lavalle, en Caucete. El joven transitaba en una moto Zanella 150cc por La Plata en dirección al Norte. Había estado en la casa de su novia, allí en Caucete, y a esa hora regresaba a la suya, en el Barrio Independencia de San Martín, donde vivía con sus padres. Pero nunca llegó, porque al pasar Río Negro y antes de llegar a Lavalle, chocó de frente contra un Renault 9 que Martín Millicay (29) guiaba en sentido contrario. El choque fue muy fuerte y a González no lo salvó ni el casco.

Desligado.Martín Millicay será sobreseído.

Si bien en un principio la hipótesis era que el automovilista había invadido el carril contrario, luego las pericias determinaron lo contrario, explicaron fuentes vinculadas al caso. De hecho, Millicay, detenido en las primeras horas posteriores al hecho y luego excarcelado e investigado en libertad, declaró en la causa que él siempre fue por su carril y que fue el motociclista quien se cruzó.Es más, expresó que creyó ver que al otro conductor se le atravesó un perro o que posiblemente quiso esquivar un pozo, perdiendo el rumbo e invadiendo su vía. «No me dio tiempo a frenar», explicó. Ahora está todo dado para que sea desligado, pues el fiscal de la UFI Delitos Especiales Renato Roca tiene todo listo para pedir su sobreseimiento definitivo. Una de las principales pruebas en la que se apoya Fiscalía es el informe de los especialistas que revisaron las pericias accidentológicas, quienes concluyeron que el motociclista, por algún motivo, se salió de la calle hacia su derecha, hizo un trecho por la banquina y luego retomó al asfalto, al parecer con una maniobra brusca que lo llevó a pasarse al otro carril.

Diario de Cuyo

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.