GAUCHO VIOLENTO,ATACÓ A OTRO A PURO REBENCAZOS

Un hecho polémico envuelve a dos agrupaciones que participaron de la 32da edición de la Cabalgata de la Fe a la Difunta Correa.Es que, durante la jornada del sábado, algunos de sus jinetes fueron buena parte del camino discutiendo y terminaron peleándose a rebencazos en medio de la Diagonal Sarmiento. Parte de esa situación quedó filmada. Como consecuencia del hecho, dos hombres debieron ser hospitalizados.

Según se supo después, el enfrentamiento se registró entre las agrupaciones gauchas Cencerro y Martina Chapanay.

«Esta gente ha estado molestando toda la Cabalgata. No son todos los de la agrupación, 4 ó 5, que iban atropellando a la gente, la gente nuestra venía con los niños y venían molestando. Les han parado el carro y se ve que no les ha gustado», comenzó narrando sobre el hecho uno de los integrantes de la agrupación Cencerro.

Nicolás Astudillo, de 29 años, fue quien recibió el golpe y por la caída tuvo que ser internado en el Hospital César Aguilar de Caucete.

Y continuó: «Nos han esperado a la salida de la vuelta del Boulevard y nos han patoteado. Sí, ha habido rebencazos y palos.Primero de parte de ellos. Gracias a Dios que no iba uno solo de nosotros, iban cuatro, y se han podido defender. Los nuestros han terminado en el hospital. Hemos tenido dos en el hospital. Uno con cortes en la cabeza y el otro sumamente golpeado, que es el muchacho que cae a la acequia. Pero no ha sido culpa nuestra. Estos chicos ya tienen antecedentes de ser molestos».

Por su parte, el jinete que le pegó al gaucho que cayó a la acequia, explicó que, «nosotros -integrantes de la agrupación Martina Chapanay- íbamos jugando después del puente de Caucete y empezaron los del Cencerro a insultar a decir cosas. Entonces, nos pusimos a discutir.Nosotros les dijimos que veníamos jugando con el niño de nosotros, que no se metieran. Y empezaron a decir que íbamos a golpear a una nena que iba atrás, que dejemos de jugar así. Les dijimos bueno, chau».

Al tiempo que relató: «Arturo vio a uno de ellos que venía con el rebenque ya agarrado por el cabo y le dijo, qué va a hacer con el rebenque, cómo le va a pegar desde atrás. Se terminó. Después, seguimos y dos de nosotros se volvieron a comprar una cerveza, antes de entrar a la Diagonal, y les empezaron a decir cosas. Estos después nos han seguido y nos han alcanzado. Entramos a la Diagonal y se vinieron a hablar y empezaron a discutir. Uno agarró un rebenque y uno de ellos le empezó a pegar a uno de nosotros. Entonces lo agarré a rebencazos yo,si no le iba a seguir pegando. Y ahí lo bajaron a otro del caballo a rebencazos. Y cuando yo le he pegado al tipo con el rebenque, uno de ellos se bajó del caballo con un cuchillo y el rebenque. Yo no iba a dejar que le diera con el cuchillo. Fui y le pegué y lo tiré a la cuneta.Ellos tenían ganas de pelear».

Diario de Cuyo

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.