DESTACADASPOLITICASAN JUAN

YO TENGO EL PODER

Opinión: Escribe Esteban Ruben Lanas

Así como los jóvenes soldados marchaban sobre el rio kwai, preparados para la guerra, así se sienten marchando los jóvenes de la nueva generación dirigencial del partido de la estrella, rumbo a un objetivo común, recuperar el espacio perdido y llegar incluso a ocupar el sillón de Sarmiento y la gran casa de la Paula.

Cautos pero firmes, se sentía decir entre los viejos bloquistas que también encuentran en Rueda la renovación partidaria.

Y tal vez esa sea la definición para el “He-Man” hoy por hoy en el partido, Bloquista, cautela y firmeza, juventud y experiencia, atributos no fáciles de hallar en estos momentos en la clase política.

Porque decimos, He Man, por el recordado dibujo animado, que decía cada tanto “Yo Tengo El Poder “….. y hoy eso ostenta Luis  Rueda, quien logró quedarse con 17 de los 22 comités departamentales, sumando además 8 delegados al comité central, por lo que  cuenta con 36 de los 43 integrantes, que equivale a más de las dos terceras partes.  En la Convención, que cuenta con 113 miembros, con la elección de la semana pasada, el sector de Luis Rueda se hizo de unos 90 referentes, cuando el número necesario para tener mayoría absoluta es 77.

Para ver algo parecido, debemos remontarnos a mucho tiempo atrás para encontrar una formación similar en la Mitre y Alem. Las decisiones más importantes serán tomadas por la gente que representa a Luis Rueda, en el órgano más importante que es la Convención.

El impactante triunfo obtenido en las elecciones de hace una semana, hace pensar en que el bloquismo ya dirimió sus diferencias en las urnas, usando la herramienta democrática que por muchos años y en distintas circunstancias el centenario partido vino usando. Todavía se recuerda las viejas elecciones de la juventud, incluso con movilizaciones como si tratara de una general, pero luego de esa elección, y luego del momento del luto y de curar las heridas la gran mayoría se sumaba a acompañar a quien había resultado electo.

Después de cada interna quedan heridas, es verdad, pero también es cierto que varios dirigentes, supieron ser lo suficientemente abiertos y capaces para lograr la unidad, y sumar a los “derrotados”, y en esa línea va Luis Rueda, llamando a todos y cada uno de los sectores en pugna, para que se sumen a un solo proyecto, que el Bloquismo lleve sus propios candidatos en la próximas elecciones.

Un secreto gritado a voces, por aquellos adoctrinados en la línea de la estrella, que consideran que el bloquismo no tiene el lugar que debe tener en el frente de todos.

Este es el punto neurálgico de lo que se viene. ¿Sera el momento en que el bloquismo vaya solo a unas elecciones y les cuenten las costillas? ¿Continuará dando batalla dentro del espacio, con mayor protagonismo? O directamente competir en las PA.S.O, dentro del frente?

Parece que ese es el espíritu, que motiva a muchos, sin embargo con la cautela que caracteriza a Rueda, habrá que trabajar y mucho, para que en las elecciones del 2023, el bloquismo pueda ser una alternativa de gobierno.

Dos ideas en un mismo proyecto, parece en principio ser la mejor estrategia, jugar dentro de las P.A.S.O. en el frente Todos, con candidatos propios, pero para que eso suceda hay todavía, mucha agua debe pasar bajo el puente. ¿El del rio kwai? solo el tiempo lo dirá.

Lo cierto es que Luis Rueda y todos los bloquistas tienen una gran tarea por delante, como es reestructurar el partido, ponerlo de nuevo de pie, lanzar la gran campaña de afiliación para sumar nuevos partidarios, y recuperar a los soldados que quedaron heridos en la batalla.

La reactivación de campaña que se pudo notar en varios departamentos, debemos capitalizarlos, decían los correligionarios, el mismo domingo, después de conocerse los resultados, y aprovechar el entusiasmo. Es bueno ver la militancia trabajar casa por casa de los afiliados, y haberlos escuchado es lo mas importante y eso debe ser la base para lograr la reconstrucción del centenario partido.

En ese contexto crece aun más la figura del flamante presidente del partido, quien deberá definir si una vez más vuelve a declinar su posibilidad de ser candidato a Diputado Nacional, o la deja pasar para prepararse y ser candidato a gobernador en las del 2023?

Las dos opciones están siendo analizadas por los cercanos al armado de Luis Rueda –  Candidato. La opción legislativa sería  buena, para darle dinamismo al partido en cuanto a mantenerlo activo, y que Rueda arme su propio espacio de poder popular desde una banca de Diputado Nacional.

La otra es mas tentadora, tomarse este tiempo para armar en todos los departamentos, con proyectos y gente capaz de llevar adelante ese proyecto, y jugar las P.A.S.O. dentro del espacio del Frente Todos, allí Rueda deberá medirse ante, Cristian Andino, Fabián Gramajo, que son los primeros que han sonado como precandidatos  y otros más de la misma riñonada de Uñac e incluso miembros de su gabinete, que se anotan en la línea de largada, pero aun no lo dan a conocer. Son cada vez menos, los uñaquistas que no reconocen a Rueda como un posible sucesor de Uñac, lo de ser de otro partido y no haber caído en la tentación de haberse convertido en un afiliado mas al justicialismo, eso es respetado por propios y extraños, ya que demuestra las convicciones y la formación política que es su principal carta de presentación.

Teniendo en cuenta eso y muchas otras cosas más, es que los justicialistas uñaquistas y de otras ramas, no verían con malos ojos, acompañar a un candidato del frente, que no sea justicialista, en el caso de imponerse en unas eventuales P.A.S.O.

La Reforma, fue el nombre de la lista de Rueda, y eso esperan todos los bloquistas, buscando el equilibrio, entre la identidad partidaria, que no se debe permitir que se pierda y las estrategias políticas de cómo encarar una elección, buscando los mejores resultados. Esa es la tarea más importante hoy por hoy, pero no hay tiempo que perder, los plazos se van acortando y las posibilidades de que se pueda lograr que el Bloquismo sea una opción, está a la vuelta de la esquina o tal vez cruzando el puente.

por Esteban Ruben Lanas

 

 

 

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba