ECONOMIA

Las declaraciones de la vicepresidenta sobre la deuda crearon un escenario contradictorio: los bonos y el dólar, a la vez, en baja

Los dichos de Cristina Fernández de Kirchner empujaron a muchos vendedores del exterior a quitar los títulos públicos de la Argentina de sus carteras

Tras las declaraciones de la vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner se derrumbaron los bonos con ley extranjera porque hubo vendedores del exterior que los quitaron de sus carteras. La referencia a que no se le va a pagar al FMI y otras consideraciones sobre el endeudamiento crearon la paradoja de bonos en franco derrumbe y dólar en baja. Un escenario contradictorio y pocas veces visto en la Argentina, aún en tiempos de crisis.

De esta manera, el riesgo país creció 55 unidades (+2,5%) a 1.574 puntos básicos, volviendo a acercarse al techo psicológico de los 1.600 puntos. Ese techo pudo haberlo perforado, pero Martín Guzmán, el ministro de Economía, anunció que hay acercamiento para un acuerdo con el FMI y los precios lograron algo de recuperación. De todas maneras, el mercado aguarda hoy el resultado de las negociaciones entre bonistas y la provincia de Buenos Aires porque el default está cercano.

En el mercado de dólares alternativos lo llamativo es que junto con la baja creció la brecha entre el dólar cable y el dólar Bolsa. La diferencia marca el costo de enviar las divisas al exterior y cuando sube significa que crece la salida de capitales. Esta brecha saltó de 3% a 5%.

El Banco Central salió a intervenir, decidido a que exista la menor brecha posible entre los dólares derivados y el dólar mayorista. Sabe que ante la falta de venta de dólares a los importadores, están cotizando los productos que importan en base a un dólar cercano a los $ 150. La Cámara de Comercio (CAC) reclamó porque esta restricción pone en peligro la continuidad de grandes empresas y de varias pymes.

Para el Gobierno es un dilema, porque al no vender los dólares que necesitan los importadores, gana reservas y baja el dólar porque aumenta la oferta de divisas. Nadie se endeuda en un marco de incertidumbre, se prefiere utilizar dólares propios. Es un beneficio con fecha de vencimiento y que va a traer consecuencias en el corto plazo. En la Justicia ya hay 500 recursos de amparo presentados para que el BCRA le venda los dólares a precio oficial a los importadores. Las cautelares tardan dos meses en salir por eso ahora no se ven los efectos. Pero una vez que el importador consigue la primer cautelar, queda abierta para que siga importando a través de esas medidas y ya los tiempos son más cortos: en una semana se hace de nuevas divisas y las demandas tendrán, entonces, un efecto dominó sobre las reservas porque el Banco Central recibirá con frecuencia órdenes de embargo de los jueces para satisfacer a los importadores.

Por eso, el Central ayer ablandó la mano. En la plaza mayorista de cambios se operaron USD 251 millones por liquidación de exportadores y compró apenas USD 30 millones y el resto se lo vendió a los importadores. El dólar aumentó 14 centavos, porque se incluyó la devaluación que correspondió al feriado, y cerró a $ 91,78. Las reservas, por los pagos al exterior cayeron USD 78 millones a 39.598 millones. De las últimas 5 ruedas, en cuatro perdió reservas por un total de USD 282 millones.

En la rueda de los dólares alternativos tuvo una intervención activa por el afán de reducir la brecha y vendió a menor precio en dólares el AL30C, el bono con el que regula los precios. Este mercado tiene un cepo que impide que cualquier comprador sume a lo largo de la semana un saldo a favor de más de USD 100.000 nominales que equivale a USD 37 mil en billetes. El dólar Bolsa o MEP, con escasos negocios por USD 26,1 millones perdió $ 1,57 y quedó en $ 141,19. Aquí se dio un caso insólito: el dólar en blanco es más barato que el “blue” o dólar libre, que continuó, sin operaciones, en $ 143. En el mercado contado de los operadores donde se opera con el GD30, el MEP bajó $ 1,56 a $ 141,32.

Cabe aclarar que la inmovilidad del “blue” se debió a que desde primera hora del día circularon rumores de allanamientos a distintas cuevas buscando facturas falsas y operaciones en negro, una operación qué, según el mercado, iba a durar dos días. Pero las horas pasaron y no se vieron requisas y todos respiraron.

El mercado mantiene una situación insólita: el dólar en blanco es más barato que el “blue” o dólar libre, que continuó, sin operaciones por falsos rumores, en $ 143

El contado con liquidación también movió menos volumen del habitual. Se operaron USD 56,9 millones y perdió 89 centavos al cerrar en $ 147,88. En la plaza contado la caída fue de $ 1,78 a $ 148,08.

Los exportadores agradecidos, porque reconvierten los dólares que le liquidan al Banco Central a dólares derivados que cada día valen menos. Saben que en el futuro les van a pagar menos porque el dólar está anclado, por eso se venden a futuro y, hasta ahora, hacen ganancias. Saben que en la Argentina todas estas tendencias tienen recorridos cortos, por eso muchos empezaron a subir la guardia. Los bonos que ajustan por el CER en los plazos más largos bajaron hasta 1%. Los depósitos UVA, desde el martes de la semana pasada, moderaron su crecimiento diario de $ 1.300 millones promedio a la mitad. Esto significa que muchos de los que tienen que renovar, como el plazo mínimo es de 90 días y finalizaría a mediados de junio, cerca de las PASO, prefieren terminar el carry trade y tomar la ganancia lograda en pesos y convertirla a dólar con una ganancia que llega a entre 7 y 10% en esa moneda.

Lo cierto es que el crecimiento promedio de los depósitos UVA bajó a $ 600 millones diarios. Los depósitos a plazo fijo cayeron en una semana $ 129 mil millones, lo que significa una reducción de 5%.

En el exterior, las Bolsas de Nueva York tuvieron una leve recuperación que no pasó de 0,6% sin que hubiera cambios en la tasa de los bonos del Tesoro que siguen rindiendo 1,61% para fortuna de los países emergentes. El dólar se siguió revaluando y subió 0,30% frente a las 6 principales monedas del mundo, pero en Latinoamérica perdió ante las principales monedas.

En Brasil, el dólar volvió a caer y cedió 0,56% al cotizar en 5,67 reales porque se anunciaron medidas de reactivación y de asistencia a los afectados por el Covid. En Chile, el dólar tuvo su séptima caída consecutiva y está en los valores mínimos de más de un año. El dólar también cedió ante el peso mexicano. Perdió 1,14% y cotizó a $ 20,68. Son noticias favorables para el anclaje del dólar en la Argentina.

La Bolsa local, tuvo una rueda equilibrada. Aunque el monto de negocios creció 40% a $ 915 millones, el S&P Merval, el índice de las acciones líderes, quedó sin cambios.

Los ADR’s -certificados de tenencia de acciones que cotizan en las Bolsas de Nueva York- operaron apenas $ 1.358 millones. Los ADR’s argentinos tuvieron una rueda mixta. Los que más subieron fueron los de Corporación América (+8,56%) y Loma Negra (+2,90%). La contracara estuvo en Pampa Energía (-3,42%) y Banco Macro (-3,13%).

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba