CAUCETEDESTACADASSAN JUAN

Caucete,Llora la Muerte De Su Gran Escritora

Victoria Vilches de Albarracin, se nos fue, un pedazo de la historia de Caucete

Caucete, llora la muerte de una de sus poetisas y escritoras, que supo mantener la llama viva de la  cultura de Caucete, una gran persona que siempre estuvo al servicio de la comunidad desde donde le toco actuar, en la escuela, como docente de grado, luego como directora de la escuela Arancibia, como presidenta del Rotary, como presidenta de caritas, como fundadora de la asociación del museo regional de Caucete, entre otras tantas actividades que desarrolló a lo largo de su vida.

Durante su  presidencia de Caritas, se logró la concreción de un viejo anhelo, la construcción de la casa de caritas, hoy un lugar de encuentro de los que hacen de la solidaridad un apostolado, recuerdo que en aquella ocasión de la visita del gobernador de Tucumán y candidato a presidente, Ramón Bautista Ortega, se le hizo el pedido de fondos y la gestión de Palito para que esos fondos llegaran a Caucete y concretar así una obra muy importante para Caucete.

Pétalos del Tiempo su primera obra, el segundo libro Letras de la Memoria, viento zonda de papel, el segundo libro que revive sentimientos y vivencia del viejo Caucete, esta obra queda para todas nuevas generaciones, que no conocieron ese glorioso Caucete.

 

El lustra

Un personaje de historia

Está clavado en mi memoria,

Un hombre sin destino

Un caminante errante.

Un día dejó su familia

Para no regresar jamás,

Vagabundo sin rumbo

Atravesando caminos,

Entre cerros y llanuras

Fue masticando la rumia

De sus melancólicos días,

Descendiendo de vagones

Algunos en movimientos

Llegó a este pueblo querido

Que le brindó amor y cariño.

En las mañanas tempranas antes que salude el sol,

Se levantaba de los escombros buscando

Donde lavar sus mejillas

Sentándose a junto a la puerta

De una casa, esperaba limosna

Y una mano tendida

Para aliviar la cosquilla

Que en el estómago sentía

Mientras lustraba zapatos

Entre sonrisa y sonrisa,

Recitaba coplas y versos

Que brotaban del corazón

Expresando con su voz

El dolor que sentía

Para continuar la rutera

Hasta en la noche encontrar

Un lugar o el árbol

Que le dio sombre y abrigo, a “Don Herrera”

O el “Lustra”, como los chicos lo llamaban.

El tiempo fue pasando,

Cierto día entre mis manos

Lucía un ramo de flores blancas

Para adornar el Carruaje de Cristo,Nuestro Patrono,

Allí sentado en la banca en un suspiro profundo

Y la tristeza del tiempo, con lánguida voz

Murmuró: “A Lo Mejor Soy Yo, El Cristo De Amor”.

A la mañana siguiente de espalda y en la tierra blanca

Estaba tendido con la mirada hacia el cielo,

Y los perros a su lado, haciéndole compañía al solitario salteño,

Solo quedó en mis oídos,El eco de sus palabras

Y el rostro de Jesús,Reflejado en la cara

Del muerto abandonadoQue allí solito ….Yacía.

Poema de Victoria Vilches de Albarracín

Un tremendo legado cultural que enorgullece a su familia, y todos los que la conocieron y la recordaran con mucho cariño, tu labor y trabajo será, recordado por siempre, que Dios la reciba en su gloria, la cultura de Caucete agradecida.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba